Desatascar el fregadero con métodos caseros

Algunos de los problemas relacionados con las redes de agua pueden ser solventados por los usuarios, sobre todo cuando las incidencias no son graves y pueden ser enfrentadas con productos que se hallan en cualquier casa. Hoy daremos consejos sobre cómo desatascar el fregadero con métodos caseros. Para ello, necesitaremos:

  • Agua hirviendo con sal.
  • Vinagre.
  • Bicarbonato sódico.
  • Desatascador de ventosa.

El método del bicarbonato y el vinagre sirve para atascos en los cuales el fregadero traga mal, pero llega a absorber toda el agua. La instalación debe estar seca para proceder con estos productos, obteniéndose así buenos resultados.

Habrá de prepararse medio vaso con bicarbonato y otro medio vaso con vinagre. El bicarbonato se echa en seco por el sumidero, tratando de que no se apelmace por posibles restos líquidos. Después se echa el medio vaso de vinagre, de modo que al juntarse con el bicarbonato, se produzca una efervescencia. Entonces se deja que la mezcla haga su trabajo durante aproximadamente un cuarto de hora.

Después se echa todo el agua caliente con sal, vertiéndola poco a poco por el sumidero. La sal con el agua caliente y con el producto anteriormente descrito, debe arrastrar la suciedad de la tuberías, deshaciendo el atasco. En el caso de que no surta efecto la operación, puede probarse con un desatascador de ventosa.

Si con este procedimiento tampoco de desatasca el fregadero, puede ser la única opción el contactar con empresas especializadas en desatascos. Los profesionales pertenecientes a estos equipos también le aconsejan sobre cómo debe mantener y tratar sus redes de agua, y también, por supuesto, su fregadero.

Entre los consejos que se dan para evitar atascos y malos olores, destaca el de no verter comida ni aceite por el sumidero. Además de ser negativo para el medio ambiente, parte del aceite queda adherido a la cara interna de los conductos, haciendo que los residuos que caen se peguen.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE